PARA EJERCER LOS DERECHOS SEXUALES y LOS REPRODUCTIVOS EL ESTADO DEBE…

Fieles al compromiso asumido y en memoria de nuestra querida compañera, Elsa da Silva de Picos, fallecida el pasado 30 de setiembre, la presente nota es otra que ella había preparado para la Revista “LA PLUMA”.

Una buena respuesta a las inquietudes planteadas, ha sido –sin dudas- la promulgación del Decreto 184/07 del 15 de mayo pasado, por el que el Consejo de Ministros de Uruguay aprobó el “Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos, Políticas Públicas hacia las Mujeres 2007-2011”.

Decíamos que ese Plan fue elaborado por el MIDES a través del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), por el que se reconocen los derechos humanos de las mujeres en la agenda pública y se orienta la actuación de las instituciones, contribuyendo a una mayor visibilidad del tema.

Y en esa propuesta política ha tenido singular importancia la ONG “Mujer y Salud en Uruguay” (MYSU), contribuyendo a la concientización de los derechos integrales de las mujeres, en especial donde se toman las decisiones más trascendentes, en los más altos estamentos del poder de nuestro país.

Los derechos sexuales y los reproductivos son uno de los ejes de construcción de ciudadanía y de profundización de la convivencia democrática, por lo que para ejercerlos todos tenemos responsabilidades que asumir: el Estado, la sociedad y las personas.

EL ESTADO DEBE…

·         Garantizar, respetar y proteger con leyes y políticas públicas los derechos humanos de todas las personas, incluidos los derechos sexuales y los reproductivos.

·         Favorecer y generar condiciones que permitan el ejercicio de los derechos sexuales y los reproductivos por parte de todas las personas, en condiciones de igualdad y justicia social.

·         Asegurar que el sistema jurídico proteja y repare la violación de los derechos sexuales y los reproductivos.

·         Poner en marcha programas para informar a toda la ciudadanía sobre salud sexual y reproductiva y sus derechos correspondientes, y facilitar el uso y creación de medios de comunicación para educar y promover los derechos sexuales y los reproductivos.

·         Incorporar la educación sexual en los programas e educación, en todos los niveles.

·         Dar prioridad a la salud sexual y reproductiva en las reformas del sistema de salud.

·         Asegurar la financiación para brindar servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, desarrollar programas de educación sexual, poner en marcha servicios legales para la defensa de los derechos sexuales y los reproductivos.

·         Articular los programas y acciones gubernamentales relativos a salud sexual y reproductiva que se desarrollen en los sectores salud, educación, justicia y seguridad social.

·         Capacitar a los y las profesionales y demás personal de salud desde una perspectiva de género y derechos, para mejorar su competencia y su capacidad de comunicación y de escucha, de manera que estén en condiciones de brindar una atención respetuosa, confidencial y de calidad.

·         Mejorar y ampliar las infraestructuras de los servicios de salud, dotarlas de los insumos necesarios en salud sexual y reproductiva, y lograr que los servicios cuenten con equipos y espacios adecuados para que la atención se preste en espacios con plena privacidad.

La salud es necesaria para la realización personal, pero la salud sexual y reproductiva es necesaria también para la realización de las parejas, las familias y las comunidades.

Amigas y amigos, la seguimos en la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: